30 mayo 2008

SUEÑOS ESCRITOS


Sentado frente al papel no daba crédito que lo que estaba leyendo lo había escrito él de su puño y letra.

Él jamás hubiese escrito sobre ese tema concretamente por el desconocimiento que tenía sobre aquella materia.

El caso era que él no recordaba nada más que el momento en el que se sentó delante del papel y lo siguiente que recuerda fue que al despertar, delante de sus narices, se encontraba la hoja llena de palabras escritas con su letra.

Desde aquel día cada vez que cierra los ojos para dormir despierta con folios llenos de historias que él no recuerda haber escrito.

Cada vez que quería escribir algo ya sabía lo que tenía que hacer, era bien fácil, echarse a dormir y esperar que al despertar ya estuviera todo el trabajo hecho. Que forma más sencilla de ganarse la vida.

Al principio todo iba bien hasta que un día no podía dormir y aquel día no escribió nada. No le dio importancia, sería un hecho aislado, pero a esa vez le siguieron muchas más.

Os preguntareis si volvió a escribir algo, pues no, no fue capaz. Esto que estás leyendo fue lo último que escribió y por lo tanto su última cabezadita de su vida.

Felices sueños… felices cuentos.


Foto: LaguiadeSantiago.cl

4 Comments:

Blogger Chasky said...

Qué importante es dormir bien y soñar, aunque algunos tenemos el problema de que al día siguiente no nos acordamos de nada de lo que habíamos soñado.

31 mayo, 2008 12:14  
Blogger fabi said...

tendria que escribir todo lo que sueño ya que creo tener una vida paralela con ellos. me diste una gran idea y tal vez algun día mi vida tambien se valla en un sueño, mansamente...

fabi

04 junio, 2008 16:56  
Blogger Pablo Mariosa said...

Sin duda, es un escrito ingenioso y (¿por qué no?) con influencias freudianas.
A mí me suele ocurrir que no recuerdo lo que soñé... Pero sí sé que las veces en que recuerdo mis sueños, me inspiran muchísimo para escribir.
¡Qué maravillosa y misteriosa es la mente del ser humano!
Saludos desde Argentina,
Pablo

16 junio, 2008 01:46  
Blogger Cristal violeta said...

Si pudiesemos escribir mientras soñamos nos ahorraríamos más de un disguto, soy de las que piensan que morimos un poquito con cada poema y con cada prosa.

18 junio, 2008 19:45  

Publicar un comentario

<< Home