02 abril 2008

BLABLASES



Renato salió de casa pronto por la mañana como casi siempre de buen humor.

En el portal su vecina Lorenza le saludó alegremente. –Buenos días Renato. Que pronto sale a dar el paseo hoy.-

Renato con su educación característica la respondió: -Buenos días señora Lorenza, ya ve que blablabla, blablibliblablo.-

-jajaja- carcajeó la señora Lorenza –Usted siempre bromeando- y salió del portal todavía sonriendo.

El que no sonreía era Renato pues su intención no había sido contestar así a la señora Lorenza. Él había querido contarla la razón de salir tan pronto de casa y no ese “blablabla” que le había salido.

Siguió con la mosca detrás de la oreja hasta que por fin entró en la frutería.

Toribio el frutero se alegró de ver a Renato pues casi siempre venía con buen humor y con ganas de bromear.

-Buenos días Renato ¿Qué te trae por aquí?- preguntó Toribio el frutero.

Renato sonrió y muy rápido le contestó –Pues ya ves Toribio que bla bla blebli bloblablabla bliblo.-

-Como no hables más claro Renato me parece a mi que lo mismo te pongo medio kilo de uvas que 20 kilos de melones- respondió Toribio riendo.

-Manzanas- dijo con miedo Renato –dos kilos.-

-Qué poco hablador vienes hoy- dijo Toribio dándole las manzanas.

Renato cogió las manzanas y se marchó con un escueto “adiós” dejando un poco preocupado al frutero.

A la tercera vez que le ocurrió lo del “blablabla” se preocupó de veras y a la cuarta decidió ir a ver al doctor.

Renato llegó a la consulta y se intentó explicar: -Doctor tengo un problema que blebliblo blablablo blebliblu.-

El doctor no le comprendía y por mucho que Renato intentaba explicarse siempre acababa con el “blablabla”.

Renato pensó que si en lugar de hablar intentaba escribir su mensaje el doctor le entendería pero para su decepción al escribir le pasaba lo mismo, cuando llegaba a la cuarta palabra empezaban a salir los “blablases” sin poder remediarlo.

El doctor al pensar que estaba siendo objeto de una tomadura de pelo echó a Renato entre lágrimas y “blablases”.

Acudió a cientos de especialistas y probó de todo pero el problema le acompañó hasta el día que debido a la gran depresión que sufría Renato murió y en su tumba pusieron: “Aquí yace Renato, bla bla bla ble blable bliblo.”


Foto: ¡Mhirion!!

4 Comments:

Anonymous maray said...

un hombre es lo que blablahace por la vida.
Sería Renato un politico?

02 abril, 2008 16:43  
Anonymous el_ucraniano_aniano said...

Los Blablases. Municipio de la provincia de Burgos.

04 abril, 2008 23:18  
Blogger Macacolandia said...

jajaja. Si señor si señor.
ucraniano lo que se aprende contigo.
jua jua jua.

05 abril, 2008 09:44  
Blogger manzacosas said...

Hola. A ver si soy yo... Menos mal que últimamente no hablo. Un saludo

06 abril, 2008 12:46  

Publicar un comentario

<< Home