06 noviembre 2006

HOY ES EL DÍA

“Interrumpimos la comunicación para informarles que el fin del mundo ha llegado”.

Nunca me imaginé que fuera de esta forma tan tranquila y ordenada.

“Por favor vayan acudiendo en orden alfabético a la sala de exterminio. Vayan ocupando las cabinas libres y obedezcan las instrucciones que les facilitarán nuestras azafatas”.

La gente comienza a organizarse para acudir a estas salas. Nadie habla con nadie. Parece que todos tienen asumido que no hay vuelta atrás. Nadie sale corriendo asustado por lo cercano del fin.

“No hay tiempo de despedidas. Acudamos a la cita sin titubeos. Cuanto más rápido lo hagamos, más tiempo tendremos después”.

Se va acercando mi turno y miro a mi alrededor esperando que un último llamamiento me salve de este destino imprevisible.
Me pongo a la cola de una de las salas. Intento escuchar a ver si percibo algún sonido que salga de las salas. Nada. Silencio. Es rápido y mecánico. La puerta se abre, alguien entra, un minuto después la puerta se vuelve a abrir y así sucesivamente.

Sólo quedan 5 personas delante de mi.

“Por fin ha llegado el día que con tanto afán estabais esperando”.

Cuatro personas.

“El final de nuestros días ha llegado”.

Tres personas, comienzo a sentir cierto nerviosismo.

“No hay que tener miedo, no notará nada, ni dolor, ni sufrimiento. Simplemente será fulminado”.

Dos personas. Miro a un lado, miro al otro, tengo que huir.

“Por favor entren en las cabinas cuando se encienda la luz verde, no antes, gracias”.

Una persona. En mi garganta se produce una arcada. No se qué hacer. No quiero entrar en la cabina. ¿Por qué no hace nadie nada?

“Esperamos que la estancia en esta vida haya sido de su agrado”.

Se abre la puerta y entra el hombre que estaba delante de mi. Se cierra la puerta y yo allí, frente a ella, sin nadie delante.
No aguanto más, comienzo a llorar, sabedor de que no hay vuelta atrás. La vejiga deja salir su contenido, el cual desciende por las piernas hasta más allá de los tobillos. El corazón se pone a 1000 y yo loco de miedo creo notar que se me va la cabeza y me voy a desmayar.
En esta confusión se abre la puerta. No puedo avanzar. El de atrás me dice que avance empujándome.
Caigo hacia delante dando un grito de terror.

La luz se enciende de repente y amigos míos y familiares ataviados con gorros de colores y bigotes postizos hacen soplar los matasuegras y lanzan confetti mientras gritan “¡Sorpresa!”.
Yo en el suelo llorando, empapado de sudores y orines, acurrucado, temblando de miedo, logro recordar que hoy es mi cumpleaños y que a mis familiares y amigos se les ha ocurrido hacerme una fiesta sorpresa que no olvidaré en la vida.

16 Comments:

Anonymous aiyana said...

Esa es una de las razones por las que no me gustan las fiestas sorpresas... muy bueno

06 noviembre, 2006 09:36  
Blogger Chasky said...

Muchas felicidades y diles de mi parte a tus familiares y colegas que son unos cabrones.

06 noviembre, 2006 20:16  
Blogger Macacolandia said...

si, jejeje, les voy a invitar a un crucero por galaxias vecinas, pero con las bombonas de oxigeno vacias.
Las fiestas sorpresas siempre empiezan y acaban mal.

06 noviembre, 2006 21:04  
Blogger Deyector said...

Para que me miren mal cuando no celebro el cumpleaños ni me gustan las sorpresas...

06 noviembre, 2006 21:07  
Anonymous Sr.K said...

Cualquiera hubiésemos caído...

Lo más jodido es que seguramente muchos de nosotros no habríamos empezado a llorar, simplemente habríamos seguido estoicamente (sólo en apariencia pero, destrozados por dentro) como el señor precedente. El miedo es lo que tiene que te sorprende día a día.

*Gracias por el link ;-)

06 noviembre, 2006 21:33  
Blogger Angel y Demonio said...

Excelente relato don macaco!! Me ha encantado... supongo que con una sorpresita así... uf!! En fin, muchos saludos. Un gusto leerte. :)

06 noviembre, 2006 22:15  
Blogger Macacolandia said...

cumpleaños infeliz, cumpleaños infeliz te deseamos todosss, cumpleaños infeliz.

07 noviembre, 2006 07:46  
Anonymous maray said...

es como se costumbra decir: con estos amigos que tenés, de enemigos no precisarás jamás!!
No sé si es ficción, o no, pero en algun dia deste año te va tocar su cumple, así que Felicidades!!

07 noviembre, 2006 15:02  
Blogger Para, creo que voy a vomitar said...

Menudas fiestas navideñas tienen que montarse la familia esta...

07 noviembre, 2006 15:14  
Blogger Macacolandia said...

Si, jeje, en navidad por la chimenea no entra papa noel sino freddy krugger.
Es ficción, por supuesto, si fuese real habría salido en las noticias como un asesinato masivo de amigos y familiares.

07 noviembre, 2006 16:02  
Blogger natalia jt said...

vaya merda de amigos!!! no era mejor la típica rubia desnuda que sale de la tarta?? y para los santos inocentes, qué te hacen?? la mare que los parió....

08 noviembre, 2006 23:04  
Blogger natalia jt said...

me teine negra la "verificación de la palabra". está puesta a mala leite?? mira que te las arrejuntan bien para que sea dificil de leer!!

08 noviembre, 2006 23:05  
Blogger Macacolandia said...

Pues claro que era mejor la sorpresa que sale de la tarta, pero a estos siempre les gustaba ser innovadores y ya ves.

09 noviembre, 2006 07:42  
Blogger oracle said...

la proxima vez invite usted mismo a todos sus amigos a arsenico por compasión...
ya verá como soplan las matasuegras...

10 noviembre, 2006 08:32  
Blogger Macacolandia said...

buena idea oracle, te tendré en cuenta para organizar futuras fiestas.

10 noviembre, 2006 15:25  
Blogger Eulalia said...

Pordió.
Yo me hubiera escapao antes, y que me hubieran echao un galgo.

11 noviembre, 2006 20:38  

Publicar un comentario

<< Home