21 junio 2006

El Banco

Pasaba todos los días por allí y siempre le veía sentado en el mismo banco. Daba igual la hora que fuese, él estaba allí. Cada día, la curiosidad que yo sentía era mayor y todos los días me prometía a mi mismo que al día siguiente le preguntaría cual era la razón de estar siempre en ese banco.

Amaneció soleado, un día precioso. Me vestí, me aseé, desayuné y salí a dar un paseo.
Casi siempre hago el mismo recorrido y hoy no iba a ser menos. Ayer me había prometido hablar con el hombre del banco y así lo haría.

Allí estaba, sentado, sin hacer nada más. Cogí aire, conté hasta 5 y me fui hasta el banco y me senté al lado del hombre.

Se giró hacia mi y se me quedó mirando. Nos quedamos así un par de segundos hasta que él dijo antes de que yo pudiera abrir la boca, “por fin”, se acercó más y me abrazó.
Yo no sabía como reaccionar y me dejaba llevar.

Sabía que llegaría este momento”, dijo, “como se lo agradezco”, y diciendo esto se levantó. Me proponía yo a hacer lo mismo cuando puso una mano sobre mi hombro y exclamó, “no, no lo hagas”, yo desistí de la idea, “deja que te cuente”, se puso a cuclillas frente a mi apoyándose en mis rodillas. “¿Sabe cuanto tiempo llevaba sentado en este banco?”, me disponía a responder, pero otra vez se me adelantó, “10 años”, me dijo mirándome fijamente, “10 larguísimos años sin que nadie se sentase a mi lado y me diera el relevo”.

Entonces caí en la cuenta que pretendía irse y que yo me quedase sentado en su puesto. “Lo siento, pero yo tengo que irme…”, dije haciendo el amago de levantarme. “Ni se te ocurra”, me dijo serio sujetándome, “déjame que te cuente”.

Hace 10 años yo paseaba por este parque, como tú, casi todos los días, hasta que una mañana en la que me encontraba un poco cansado me senté en este banco”, dijo señalando, “había un hombre que me dio las gracias y me explicó por que no podría levantarme hasta que viniera otro hombre, que ha sido usted, y se sentara a mi lado”.

Yo seguía mirándole extrañado, “pero claro, la cosa no era tan fácil, tenía unas normas, no podía ni hablar ni hacer señas a nadie que me pudiera facilitar el objetivo. El que se sentase tendría que hacerlo por que saliera de él”.

Yo le miraba sin dar crédito a lo que estaba oyendo. “Te preguntarás ¿y que pasa si me levanto y me voy?”, asentí con la cabeza, “te aconsejo que ni se te pase por la cabeza”, me dijo, “es más, te lo diré con las mismas palabras que me dijeron a mi, sería tal la magnitud de las consecuencias, que no te lo voy a contar. Tu eres libre de levantarte e irte, pero te puedo asegurar que estarías arrepintiéndote el resto de tus días si tomaras esa decisión”.

Yo ya estaba muy asustado, no me gustaba nada esta situación. “Sólo te pido que te lo pienses bien antes de tomar ninguna decisión”. Ya se disponía a irse cuando se volvió y dijo, “si fuese yo el que estuviese en tu lugar volvería a esperar otros 10 años antes que levantarme”, y se fue sin volver su mirada más veces.

No han pasado 10 años, pero si 3 meses, y aún estoy en el banco dudando entre levantarme o seguir esperando. No soy de ese tipo de gente que crea en supersticiones, religiones o fantasmas, pero esa pequeñísima posibilidad no deja levantarme.

Parece que se acerca alguien, a ver si hay suerte…

7 Comments:

Blogger Angel y Demonio said...

Jajajaja!! A ver como le haces ahora!! Espero que andes trayendo tu laptop y que tengas algun enchife cerca, o baterías solares! Al menos así podrás seguirnos posteando tus articulos. Suerte!!

22 junio, 2006 00:44  
Blogger Dammy said...

Menos mal que tienes un portatil con wi-fi sino que jodida sería la espera, jejeje. Yo en cualquier caso ya me habría levantado hace tiempo, soy de los que no son supersticiosos y además lo demuestra con hechos, jeje.

Un blogabrazo y muy bueno el post.

22 junio, 2006 15:11  
Blogger natalia jt said...

y te dejan levantarte para ir a mear o teines que facer como los ciclistas??, y creo qeu se te va a quedar el culo un poco tabla.

22 junio, 2006 16:47  
Blogger Macacolandia said...

Esos detalles los dejo para que los moldeeis a vuestro antojo, para que veais lo interactivo que soy.
un saludo a todos.

22 junio, 2006 20:48  
Blogger Para, creo que voy a vomitar said...

Pon trampas... Deja abierta la "Interviú", pon una hamburgesa del mcDonald, deja 50 euros..., algo así, no??¿

22 junio, 2006 23:29  
Blogger Macacolandia said...

pcqvavomitar: Ostras es verdad, aunque seguro que llegaban y sin sentarse se veian la interviú, se llevaban los 50 euros y la hamburguesa del mcdonald me la dejarian a sabiendas que no me gusta.

23 junio, 2006 07:45  
Blogger nenakapowsky said...

Iiiiuuuu,dónde está la bomba,bajo el banco? Y Will Smith...cuándo llegará,eh..eh...EH?
Oye,muy bueno.
PD:Perdona que tarde siempre tanto en venir a postearte.Soy un desastre pero la culpa es de mis despistes.Gracias por las visitas(tengo un ojo,jeje) :)

23 junio, 2006 11:11  

Publicar un comentario

<< Home